Carnaval de Tenerife

El Carnaval de Tenerife se concentra en la ciudad de Santa Cruz, la capital de la isla.

Tradicionalmente los carnavales tienen lugar durante el mes de febrero o marzo y duran prácticamente todo el mes, con una semana especialmente intensa en la cual se desarrollan actividades en las calles de la capital de la isla, llenando la ciudad de color, música y máscaras.

Es una fiesta declarada de Interés Turístico Internacional y atrae a miles de personas de todos los rincones del globo. Es la consecuencia de ser uno de los mejores carnavales del planeta.

El Carnaval se estructura en dos fases: una primera fase en la que se celebran los concursos de murgas, comparsas y rondallas, así como la Gala de elección de la Reina; y una segunda fase, el Carnaval en la Calle, cuando la isla entera se enfunda el disfraz y celebra sus fiestas en las calles de Santa Cruz.

Los actos más populares del Carnaval de Tenerife son los siguientes:

Murgas, comparsas y rondallas

Las murgas, comparsas y rondallas sirven de preludio a las fiestas, marcando el inicio del Carnaval y encargadas de animar el ambiente. Son el alma del bullicio durante los carnavales. En torno a estas agrupaciones se organizan diferentes concursos durante los días previos al comienzo del Carnaval en la calle. Te explicamos su función:

  • Las murgas son agrupaciones musicales que entonan canciones de carácter político y social cargadas de acidez e ironía. El concurso en el que compiten es uno de los más populares del Carnaval.
  • Las comparsas, por otra parte, son agrupaciones que, enfundadas en trajes cargados de originalidad, hacer vibrar las calles de Santa Cruz con sus batucadas y bailes.
  • Las rondallas, por último, son las encargadas de darle un toque de sosiego y elegancia al Carnaval con sus ritmos y canciones clásicas.

Gala de elección de la Reina del Carnaval

La Gala de elección de la Reina es uno de los eventos más importantes y destacados de estos días de fiesta.

El evento congrega a miles de personas, y es retransmitido por televisión. En él, decenas de jóvenes desfilan y lucen sus majestuosos y enormes trajes. El evento es amenizado por comparsas, murgas y diferentes actuaciones musicales. Finalmente, una de las participantes es coronada reina del Carnaval.

Cabalgata anunciadora

La Cabalgata Anunciadora es la encargada de dar el pistoletazo de salida al carnaval en la calle – el viernes anterior al martes de Carnaval – después de que los distintos concursos de murgas, comparsas y rondallas hayan tenido lugar y de que la Reina del Carnaval haya sido coronada.

Miles de personas de todas las edades disfrazadas, decenas de carrozas, agrupaciones musicales y de baile recorren durante horas las calles de la capital celebrando la llegada de esta esperada fiesta. A partir de este momento, las calles de Santa Cruz se llenan de diversión y bullicio durante toda una semana.

Coso apoteósico

El martes de Carnaval es punto álgido del Carnaval del Carnaval. Durante las primeras horas de la tarde nace una fiesta que se prolongará hasta la mañana del día siguiente. Las calles de Santa Cruz vuelven a llenarse de vida y color, con miles de personas disfrazadas, carrozas, agrupaciones de todo tipo, y música, mucha música.

Entierro de la Sardina

El entierro de la Sardina anuncia el fin de las fiestas del Carnaval de Tenerife. El miércoles de ceniza tiñe de luto Santa Cruz y una enorme sardina recorre las calles seguida de un multitudinario cortejo fúnebre hasta el lugar donde será incinerada. Todo ello, evidentemente, sin perder ni un ápice del ambiente festivo que caracteriza a los carnavales.

Y aunque con el entierro de la Sardina acaba oficialmente el Carnaval y se anuncia la llegada de Cuaresma, las fiestas no acaba aquí, pues estas aún se prolongarán hasta el fin de semana siguiente, conocidos como Sábado y Domingo de Piñata.

Carnaval de Día

El Carnaval de día tiene lugar a lo largo de la semana, y como indica su nombre, se trata . Conciertos, concursos y otros tienen lugar desde la mañana hasta el comienzo de la tarde en la capital tinerfeña, congregando a miles de personas.