A las playas de Tenerife las baña el Atlántico y sobre muchas de ellas ondea la Bandera Azul que anuncia y premia la calidad de sus aguas, su gestión ambiental y la seguridad y servicios que ofrece. Las playas se suceden a lo largo de toda la costa isleña, desde la viveza y el calor de las playas del sur, hasta la tranquilidad, la esencia salvaje y la amplitud de las playas del norte.