En el norte de Tenerife se suceden las playas salvajes y de arena volcánica, además de una impresionante colección de piscinas naturales.