En la costa norte de Tenerife se suceden las playas salvajes, carentes de servicios y muy poco frecuentadas por turistas. En esta zona de la isla predomina la arena volcánica y un oleaje de moderado a fuerte.

Son en su mayoría playas aisladas, algunas de ellas de difícil acceso, ideales para aquellos que busquen alejarse del bullicio de otras zonas de la isla. Ideal para aquellos que busquen tranquilidad.

Siempre hay estrellas que brillan más que el resto, y en este caso se trata de El Bollullo y Playa Jardín, seguramente las playas más populares del litoral norte de Tenerife.

Además, el norte cuenta con una impresionante colección de piscinas naturales, algunas acondicionadas para el baño, como las piscinas de Garachico, y otras 100% naturales y algo peligrosas.