Casco histórico de Puerto de la Cruz

Uno de los cascos urbanos más bonitos de todo Tenerife

Puerto de la Cruz tiene uno de los cascos urbanos más bonitos de todo Tenerife, y la mejor manera de conocerlo es caminando sin rumbo por la ciudad, descubriendo cada rincón de esta impresionante urbe costera, que a pesar del desarrollo turístico no ha perdido su encanto tradicional.

La ciudad debe su nombre a la tremenda importancia que tuvo su puerto. El primer puerto se construyó en el año 1506 en la zona donde hoy se encuentra Playa Jardín. Es conocido como «Puerto Viejo«, y acoge frente a él una escultura de bronce que rinde homenaje a la mujer pescadora.

En el puerto actual, conocido como «Puerto Nuevo» se encuentra junto a la Batería de Santa Bárbara, frente a la Casa de la Aduana, en la Plaza de Europa, la plaza más grande y emblemática del Puerto de la Cruz. En esta plaza se encuentra la Casa Consistorial, un magnífico edificio de arquitectura tradicional canaria, y la ya mencionada Batería de Santa Bárbara con sus muros defensivos y sus cañones del siglo XVIII, erigida para defender la ciudad de ataques piratas. Además, bajo esta plaza hay un aparcamiento subterráneo para 300 vehículos, ya que todo el centro histórico y comercial de la ciudad es peatonal.

Uno de los atractivos de la ciudad es el Parque Taoro, el pulmón de la ciudad, un magnífico parque con unas espectaculares vistas de Puerto de la Cruz y el Valle de La Orotava. En este parque se encuentra una singular Iglesia Anglicana, que evidencia la importancia británica en la ciudad. Otro de los rincones verdes de la ciudad es El Botánico.

Uno de los sitios más concurridos de Puerto de la Cruz es el Paseo de San Telmo, que recorre toda la costa bordeando la playa de San Telmo, desde la Plaza Europa hasta la Plaza de los Reyes Católicos. Es un paseo peatonal recorrido por palmeras en el que hay multitud de comercios de todo tipo. La parte oeste del paseo es la zona más alta desde donde se divisa una preciosa panorámica de todo el paseo, la costa y los acantilados hasta el Lago Martiánez. Allí hay un mirador llamado Punta del Viento, con unas preciosas vistas de toda la costa y sus acantilados

A continuación del Paseo de San Telmo se encuentra la avenida de Cristóbal Colón, uno de los lugares más transitados y concurridos de la ciudad. Se encuentra bordeando la costa hasta los acantilados Martiánez. Desde él se accede al Lago Martiánez y a la playa Martiánez. En el paseo se encuentran multitud de tiendas de souvenirs, complejos hoteleros, restaurantes y cafeterías.

Sobre Acantilados de Martiánez se asienta una zona residencial, llena de casas, complejos de apartamentos y hoteles. En la zona encontraremos una estupenda plaza donde hay un busto dedicado a Agatha Christie, además de la Ermita de San Amaro y el Mirador de la Paz, con unas vistas directas de la playa y el Lago Martíanez.

Paseando por la ciudad, en los alrededores del puerto de pescadores, concretamente en una de las plazas más bonitas de la ciudad, la Plaza de la Iglesia, se erige un majestuoso edificio religioso que llama bastante la atención, la Iglesia de Nuestra Señora de la Peña de Francia.

En el oeste de la ciudad se encuentra el Castillo de San Felipe, construido para defender el Puerto Viejo de ataques piratas y hoy reconvertido en Centro Cultural Municipal.

En el popular barrio de La Ranilla, se encuentra el Museo Arqueológico del Puerto de la Cruz, dedicado a los orígenes de la isla y al pueblo guanche. También en la zona del barrio de La Ranillla, concretamente en la calle Mequínez nos encontramos varias capillas: son pequeñas ermitas de fachadas blancas revestidas de cal rematadas en curva, que se construyeron entre los siglos XIX y XX.

En pleno centro peatonal y comercial de la ciudad nos encontramos con la Plaza Concejil. Está rodeada de antiguas casonas y palacetes que muestran una arquitectura típica canaria, así como multitud de restaurantes y terrazas.

Puntuar y escribir una reseña.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.